Elegir región de mercado

El antiguo rotor todavía funciona

En 1991, Bengt Karlström compró uno de sus primeros rotores basculantes de engcon. 20 años después, sigue funcionando muy bien. Cuando le preguntamos cuándo dejará de usarlo, responde, en pocas palabras:

“No tengo ni idea. Por cierto, es una “verdadera bestia”...

Engcon fue fundada en 1990 y los primeros años se caracterizaron por el intenso desarrollo de productos e ingresos modestos. En Ramsele, en el noroeste de Ångermanland, E Karlströms AB se había establecido como “el instalador de cables”.

Enterrar cables junto a las carreteras fue durante mucho tiempo un trabajo duro. Arar y cavar en taludes de carreteras era un auténtico reto que requería cucharones diseñados especialmente. Y el arado reversible de diseño propio (un arado con cucharón en la parte trasera) era difícil de aprovechar al máximo.

“Advertimos rápidamente las ventajas del rotor basculante, pero los primeros rotores que probamos eran demasiado débiles para nosotros. Hablé al respecto con Stig Engström y Håkan Wiik de engcon y ellos me prometieron una 'auténtica bestia' que resistiría”, explica Bengt Karlström soltando una carcajada.

Así fue y, de hecho, una de los primeros rotores de engcon sigue funcionando sin problemas.

“La primavera pasada vendí la excavadora en la que estaba instalado, así que ahora está en reposo. Pero puedo montarlo y utilizarlo en cualquier momento.

Condiciones duras

Sin duda, Bengt está satisfecho con su antiguo rotor. Desde que lo adquirió, ha funcionado miles de horas sin dificultad.

“Ha soportado condiciones duras, en terrenos difíciles y pedregosos.”

En 2006 le realizaron un servicio completo y lo completaron con un acoplamiento rápido hidráulico.

“Algunas piezas estaban muy gastadas y fueron reemplazadas.”

¿De qué tipo de rotor basculante se trata? No existe ninguna designación de modelo.

“Pero equivale, como mínimo, a un EC30. Es fuerte y robusto.”

Fiable y resistente

A través de los años, E Karlströms AB ha comprado muchos rotores basculantes –“sin rotor basculante, no tiene sentido hacer ningún trabajo”– que han mostrado ser tan fiables y resistentes como el mismo Bengt Karlström, de 73 años.

“Trabajo desde que era pequeño y nunca he tenido tiempo para las actividades de tiempo libre. Así que, mientras haya trabajo, continuaré como siempre”, dice.

Pero sabe que llegará el día en que deberá jubilarse. Entonces, el antiguo rotor engcon correrá la misma suerte.

“Si dejo de trabajar, el rotor se viene conmigo. Somos inseparables”, dice con una carcajada.

“Si dejo de trabajar, el rotor se viene conmigo. Somos inseparables”

Bengt Karlström, E Karlströms AB

404 - Página no encontrada

No encontramos la página que usted busca.

Se ha producido un error

Pruebe con recargar la página para ver si el error se repite.

Se ha producido un error

No fue posible conectarse a internet, verifique su conexión con la red.